mayo 5, 2020 - Diálogos 360 | Principal

Cuando La Guajira se constituyó como departamento en el año 1965, su economía se caracterizaba por el intercambio comercial y el desarrollo agrícola. Años más tarde, ese desarrollo agrícola se catapultó con la bonanza algodonera de los años setentas y ochentas. Posteriormente el gas y el carbón, cuyas mayores reservas se encontraron La Guajira empezaron a jalonar la economía del departamento hasta representar una participación en el PIB departamental en 2017 de 43,1%.

Tras décadas de explotación de la minería, La Guajira se posicionó como el mayor productor de carbón de exportación y de gas en Colombia. Hoy en día, estas actividades se encuentran en su recta final de producción y comercialización e inicia una etapa de preparación y transición de la economía del departamento hacia otros sectores.

Los retos socio económicos que tiene La Guajira son considerables. La situación precaria y de pobreza multidimensional en la que habita el 51,4% de la población obliga reorientar la dinámica económica del departamento mediante la diversificación de la estructura productiva.

Los altos índices de informalidad laboral contribuyen en cierta medida a los bajos ingresos que percibe la población y que desencadenan en las múltiples carencias del territorio. En esa medida, se hace necesario fortalecer y promocionar otros sectores productivos que generen empleos que garanticen ingresos estables para la promoción del desarrollo de los habitantes de La Guajira. Hoy en día la informalidad laboral es una constante. Según la cifras del DANE (2018) el 90% de la población tiene un trabajo informal.

La crisis como oportunidad de reinvención

El Covid-19 ha puesto en evidencia y ha agudizado el rezago social y económico del departamento. En ese contexto, la crisis debe convertirse en una oportunidad para hacer una pausa, reflexionar y reinventar. Esta pandemia puede facilitar el consenso para la solución de problemas históricos, que en tiempos normales hubiesen sido irresolubles.

Es la oportunidad para co-crear soluciones para fortalecer sectores como el turismo, el comercio formal, la agricultura y la pesca, para se conviertan en eslabones del desarrollo del departamento.

En esta coyuntura, Guajira 360º y Bambalinas crearon un espacio denominado Diálogo Inter(ACTUAR) con el propósito de promover espacios de diálogos, entre distintos actores, sobre las nuevas dinámicas y medidas a adoptar frente a la contingencia sanitaria generada por el Covid-19, con el fin de reactivar y re inventar a mediano y largo plazo algunos sectores económicos claves como el turismo y la agricultura.

El Futuro del Turismo

En el primer Diálogo, Natalia Bayona de la Organización Mundial de Turismo (OMT), Wiedler Guerra, antropólogo wayuu y Sandra Abreu del Grupo Aviatur, invitaron a replantear el turismo, con más sostenibilidad e  innovación.

Es importante resaltar que, en estos tiempos se deben generar nuevas habilidades y conocimientos por parte de los operadores turísticos para ofrecer mejores servicios. Se hace necesario la diversificación del portafolio y crear nuevas experiencias (turismo literario, turismo gastronómico, turismo musical), y nuevos mercados.

Según estudios de la consultora McKinsey & Company, el comportamiento del sector con otras crisis similares, pronostican que lo primero que se va a activar es el turismo local. Por lo tanto, como guajiros, este es un llamado a redescubrir y viajar dentro del departamento.

Luego vendrá el turismo internacional. Este turismo será más exigente y por eso se debe enfocar el modelo a un turismo más social y verde. El Estado debe garantizar la infraestructura como el mejoramiento de vías de acceso, salud, saneamiento básico y crear políticas de formalización y sostenibilidad en La Guajira.

Por último, no dejar de promocionar el destino, para que cuando se reactive el sector, los turistas nacionales e internacionales deseen que La Guajira sea su primera experiencia. 

El Futuro del Agro

El sector agropecuario de La Guajira es clave para el desarrollo del territorio. Dadas las potencialidades estratégicas y el alto porcentaje de población rural, el sector agropecuario genera el 19% de los empleos, no obstante, aporta únicamente el 4 % del PIB departamental.

En ese contexto, La Guajira tiene la necesidad de establecer una ruta clara para fortalecer la producción y comercialización agrícola. Bajo esa premisa en el segundo diálogo InterACTUAR participaron tres expertos sectoriales: Jesús Cruz de Orgánicos del Caribe, Yesid Medina de Fundación Malecón y Juan Vélez, consultor agropecuario. El espacio fue moderado por Julie Montezuma de la FAO.

De estos tres panelistas se lograron recopilar las siguientes recomendaciones para la agricultura del departamento:

  1. Es necesario la legalización del campesinado guajiro, a partir del fortalecimiento de los ejercicios socio empresariales que se están dando en el territorio. Todo esto con una disciplina administrativa para el manejo de las finanzas agropecuarias.
  2. Se requiere fortalecer las capacidades asociativas en el sector, para que se beneficie la población que se relaciona con la agricultura. Esto permitirá aumentar el potencial de producción sostenible y  de negociación con compradores.
  3. La Guajira tiene un clima deseado para la producción de alimentos.  Los climas secos previenen las enfermedades en las especies de plantas y animales, uno de los factores relevantes para un ejercicio agropecuario exitoso. Sumado a esto, el control en la calidad y uso del agua; y la correcta nutrición de los productores y especies pecuarias garantizarán un avance sectorial.
  4. Aprovechar las ventajas geográficas y avances de negociación con las islas del caribe para fortalecer en los pequeños productores las herramientas de producción de alimentos que cuenten con la calidad para ser potencial de exportación.