mayo 26, 2020 - Notas 360° | Principal

En años recientes, las evaluaciones del Índice Departamental de Competitividad (IDC) realizadas por el Consejo Privado de Competitividad y la Universidad del Rosario han venido señalando que existe un grupo de departamentos rezagados en términos de competitividad que muestran unos indicadores de capacidad institucional débiles, entre los que se destaca La Guajira.

Tal como se presentó en una nota económica en enero de 2020, frente a los resultados de 2019,  el departamento perdió dos posiciones frente al 2018. Se ubica en el puesto 27 entre 32 departamentos, con un puntaje total de 3,87 sobre 10.

La Guajira supera únicamente a los departamentos de Guaviare, Amazonas, Chocó, Guainía, Vichada y Vaupés, territorios que ocupan las últimas posiciones de esta medición. En estos departamentos persisten retrasos y debilidades en relación con las condiciones básicas para el desarrollo de la competitividad territorial.

Se observa entonces que fortalecer la gestión fiscal, consolidar instituciones y crear gobiernos que brinden confianza en un contexto de descentralización administrativa son acciones cruciales y transversales para establecer entornos favorables a los mercados, una creciente inversión privada y la transformación productiva.

Las instituciones y el desarrollo

Diversos estudios académicos concluyen que la calidad de las instituciones y la capacidad de recaudo de los impuestos hacen parte de las condiciones básicas para la competitividad territorial en Colombia.

Frente a la medición de IDC en el pilar de instituciones, La Guajira se encuentra en el puesto 32 a nivel nacional. Los indicadores con peor calificación son los de gestión de las regalías, capacidad local de recaudo, autonomía fiscal y capacidad de ahorro.

El desempeño de La Guajira en las condiciones habilitantes del  IDC es uno de los más bajos, particularmente, en el indicador de gestión fiscal dada su baja autonomía fiscal y su poca capacidad de recaudo de recursos propios.

Como respuesta a esta situación, en su nuevo estudio Fortalecimiento de la gestión fiscal en La Guajira: condición necesaria para la competitividad y el desarrollo, Guajira 360º analiza la situación fiscal actual en términos de la capacidad de generación de recursos y de gestión del gasto y manejo financiero, con el fin de identificar áreas de mejora en la gestión pública y fiscal, además de establecer la real capacidad actual de apalancamiento de varios proyectos de inversión cruciales para el mejoramiento de la competitividad departamental.

 ¿Cuáles son los principales retos en la gestión fiscal?

La generación de recursos propios es uno de los grandes retos en términos de ingresos. Si bien es cierto que la mayoría de los departamentos del país tienen dificultades en este campo, en el caso de La Guajira el panorama es particularmente menos alentador si se tiene en cuenta que su desempeño en los indicadores relacionados con la efectividad de la generación de recaudo de ingresos propios, la deja rezagada frente a sus pares.

Por ejemplo, el indicador de presión fiscal, que es el resultado de la división entre el recaudo tributario departamental y el PIB, es el más bajo entre los departamentos de la región Caribe.

Esta situación también se ve reflejada en el indicador de ingresos tributarios per cápita, que se obtiene de la división del total de ingresos tributarios departamentales sobre el total de la población. Si bien en los últimos 20 años La Guajira presentó una mejoría, su desempeño -junto con el de Córdoba- estuvo entre los más bajos de la región.

Según los estudios de varios autores, este bajo desempeño se debe a que su PIB proviene principalmente de la producción de carbón, mineral poco integrado a la economía local. Adicionalmente, la base tributaria depende de la dinámica de la venta de productos de consumo susceptibles al contrabando, situación que podría agravarse en el contexto del alza del dólar.

El mas reciente estudio de Guajira 360º  Fortalecimiento de la gestión fiscal en La Guajira: condición necesaria para la competitividad y el desarrollo, establece que para poder mejorar la disponibilidad de recursos, mejorar los indicadores de inversión y mejorar la efectividad del gasto es necesario, en primera instancia, fortalecer la gestión y la capacidad institucional de la entidad.

Si a esto no se le da prioridad, no se sentarán las bases para mejorar las condiciones básicas de vida en el departamento ni se podrá ofrecer un contexto atractivo para nuevas inversiones y negocios que mejoren su competitividad.

El estudio completo se encuentra disponible en el siguiente enlace: http://guajira360.org/fortalecimiento-de-la-gestion-fiscal-en-la-guajira-condicion-necesaria-para-la-competitividad-y-el-desarrollo/