septiembre 23, 2019 - Nota Económica

Aciertos y retos a futuro en materia de gasto público del Distrito de Riohacha. Una mirada retrospectiva de los últimos 7 años1.

En la vigencia 2018 el gasto total realizado por  el  Distrito de Riohacha se recuperó con respecto al año 2017, al  presentar un crecimiento real significativo de 26% luego de tres años de decrecimiento en el periodo 2015 – 2017 gracias al repunte de la inversión. Sin embargo esta cifra es casi similar al gasto alcanzado en 2015.

Esta nota informativa hace parte del estudio “Fortalecimiento de la gestión fiscal, condición necesaria para el desarrollo de Riohacha” realizado por el Centro de pensamiento para el desarrollo Guajira360° el cual tiene como objetivo el análisis de las finanzas públicas del Distrito de Riohacha con el propósito de identificar los aciertos recientes y los retos a futuro en materia de gestión fiscal de la ciudad.

Para esta ocasión se expondrán los avances realizados en materia de gasto público de los últimos 7 años de la ciudad y cuáles son los puntos claves o retos que tendrá la próxima administración para procurar un gasto público sostenido, pertinente y consecuente con el nivel de ingresos de la ciudad, con el fin de garantizar unas finanzas sanas y sostenibles en el mediano plazo. Uno de los principales logros recientes fue haber incrementado en el 2018 el gasto total en 26% con respecto al año 2017, luego de presentar decrecimientos en el periodo 2015 – 2017, debido a un bajo nivel de ejecución de inversión respecto a lo proyectado. El bajo nivel de ejecución se vio reflejado en el incremento de la acumulación de recursos sin ejecutar en esos años y por lo tanto en el rezago de la inversión en general. A manera de ejemplo, la inversión financiada con regalías en 2017 experimentó  un decrecimiento de casi 6 veces con respecto al año 2016. Este deterioro en el ritmo de inversión pudo estar explicado por la inestabilidad institucional de la administración central y por las sanciones administrativas relacionadas con los manejos de los recursos del Sistema General de Participaciones de los sectores de  educación y alimentación escolar emitidas en el CONPES 3883 del 21 de febrero de 2017.

Este deterioro en el nivel de ejecución del gasto, afectó a su vez los resultados del índice de desempeño municipal calculado por el Departamento Nacional de Planeación (DNP), donde el componente de gestión recibió una baja calificación en parte por el nivel de ejecución de recursos. En el año 2017 entre las ciudades comparables en términos de población y nivel de desarrollo como Sincelejo, Montería, Armenia, Yopal, Valledupar y Tunja, Riohacha fue el municipio de menor desempeño en el componente de gestión. 

Adicionalmente esta desmejora en el nivel de ejecución del gasto ocasionó un deterioro en el indicador de inversión por habitante, el cual en la vigencia 2017  fue el menor entre las ciudades comparables. Posteriormente en el 2018 con la mejora, logró ser la cuarta dentro del grupo de las seis ciudades, demostrando que si es posible superar los resultados anteriores.

Otro reto relevante es el de incrementar el aporte de los recursos propios del municipio, es decir de los ingresos tributarios y no tributarios, como apalancadores de la inversión financiada con recursos diferentes a las regalías. Ya que a corte de 2018, estos tan solo financiaron el 3% del total, mostrando así un escenario con un margen de maniobra muy limitado en cuanto a la discrecionalidad en las decisiones de inversión debido a que el 83% de la inversión es financiada con transferencias de destinación específica provenientes del nivel nacional.  

Dado  los rezagos en términos sociales y de infraestructura básica que tiene Riohacha con respecto a sus pares, es necesario garantizar un nivel adecuado de efectividad en la ejecución del gasto sostenible y pertinente con el fin de mejorar las condiciones de vida de la ciudad y mejorar el entorno para la inversión. Así como procurar un buen volumen de recursos propios para tomar decisiones autónomas desde lo local de la inversión acorde a las necesidades propias del municipio.

Análisis de los gastos totales

Los gastos totales de una entidad territorial en Colombia se dividen en: gastos de funcionamiento de la administración, intereses de la deuda pública provenientes de los préstamos vigentes que tenga el municipio y gastos de inversión.

Gastos de funcionamiento

Para el periodo del estudio, los gastos de funcionamiento sumaron un total de $97.607 millones de pesos, representando en promedio 4% de los gastos totales. En general, se presentó un incremento en las cifras de servicios personales de nómina y que representan un poco más de la mitad de las erogaciones de funcionamiento. Por su parte, las transferencias fueron destinadas a pagos por fallos judiciales, pago de mesadas, la atención de obligaciones pensionales, órganos de control y establecimientos públicos y entidades descentralizadas del nivel territorial.

Con respecto a los fallos judiciales es pertinente resaltar que  la situación de defensa jurídica del Distrito se deterioró en los últimos 7 años, ya que el número de procesos en contra casi que se duplicó, mientras que el valor total de las pretensiones lo hizo a un mayor ritmo, demostrando así una debilidad institucional. Al fallar estos procesos en contra del Distrito se tienen que orientar recursos para cumplir estas obligaciones contingentes, disminuyendo así los recursos para inversión. Por su parte, los gastos de funcionamiento per cápita presentaron un comportamiento creciente entre todas las ciudades comparables donde Riohacha mantuvo las menores cifras. Inicialmente esto puede ser positivo en términos de racionalización del gasto, pero dadas las diferencias tan amplias con el resto de ciudades comparables, puede estar reflejando una baja capacidad instalada del municipio lo que puede afectar el nivel de gestión, administración y gestión de los recursos.

Análisis de la inversión

Entre 2012 y 2018 los gastos de inversión representaron en promedio el 95% del total de gasto para el distrito de Riohacha. Tomando como base los recursos de inversión diferentes a regalías, su distribución no ha variado sustancialmente a lo largo de los últimos años. Aproximadamente 85% de la inversión se concentra en dos sectores: 43% pertenecen al sector de la salud, mientras el 42% a educación, esto refleja la alta dependencia de las transferencias de la nación como apalancadores de la inversión.

La inversión financiada con regalías se ha destinado en promedio en un 59%, entre 2013 a 2016, al sector de agua potable y saneamiento. Es notable la desaceleración en los años 2017 y 2018, Lo anterior puede estar relacionado con la inestabilidad política que vivió la ciudad en el último cuatrienio y que incide desfavorablemente en la gobernanza de la administración pública.

Si se contrastan las cifras del grupo de ciudades en comparación, Riohacha evidenció una reducción de aproximadamente 27% en el total de las inversiones, entre 2015 y 2017 esto significó $384.599 millones menos por habitante. La ciudad que mayores recursos destinó a la inversión fue Barranquilla, quien entre 2012 y 2018 alcanzó un incremento de 60% aproximadamente. Gracias a la mejora presentada en 2018 pudo mejorar su posición en el grupo y reflejar una inversión por habitante similar a Valledupar.

Retos y estrategias

Dado los retos presentados y el desempeño del Distrito en materia de gasto se recomienda lo siguiente:

  • Fortalecer la gestión fiscal de recursos propios para así lograr una mayor autonomía en las decisiones de inversión.
  • Cumplir con los esquemas de mejora impuestos por el DNP para la recuperación del manejo de los recursos del sistema general de participaciones del sector educación  y alimentación escolar. La mayoría de recomendaciones está relacionada con la gestión de los recursos, lo que puede estar relacionado con la baja capacidad instalada actual.
  • Realizar un análisis de gestión administrativa y de capacidad instalada que permita establecer las estrategias necesarias para mejorar la efectividad, eficiencia y calidad del gasto público local. Esto es extremadamente necesario, para no solamente mejorar la efectividad del gasto sino para mejorar los distintos procesos de gestión y minimizar el riesgo de demandas judiciales que pueden desembocar en pasivos contingentes que ponen en riesgo la estabilidad financiera del Distrito.
  • Realizar un análisis jurídico y establecer un plan de fortalecimiento al área jurídica del Distrito para minimizar los pasivos contingentes provenientes de fallos judiciales y que capturan recursos que pueden ser orientados a inversión.

Descargar en PDF