agosto 10, 2019 - Nota Económica

La variedad geográfica del departamento donde se están presentes todos los pisos térmicos, otorga ventajas comparativas frente a otras regiones del país. La Guajira hace parte esencial del llamado Diamante Agropecuario Caribe – Santanderes del Ministerio de Agricultura en cuanto a la producción hortofrutícola, de ovinos y caprinos.

La Guajira en la producción nacional ha ocupa los puestos:

Su baja humedad relativa y alta luminosidad hacen de esta zona un espacio excepcional para la producción hortofrutícola. El departamento tiene 312.000 hectáreas de tierras aptas para la agricultura como muestra la tabla 1 y el desarrollo pecuario que corresponden a aproximadamente el 15% de la extensión del departamento y se concentran en La Baja Guajira. Es el quinto departamento en Colombia en uso adecuado del suelo. 1 El departamento tiene una clara ventaja en el creciente mercado nacional e internacional de la carne de cordero concentrando el 86% de las cabezas de ganado caprino y el 44% de las cabezas de ganado ovino del país.

Tabla 1. Hectáreas con vocación agrícola y pecuaria

De acuerdo al Censo Nacional Agropecuario, la gran mayoría del uso del suelo rural en el departamento está destinado a la producción pecuaria, sin embargo también existen potencialidades en el sector agrícola que se expondrán seguidamente. Ver Gráfico 1.

Gráfico 1. Uso predominante para el total de la tierra en el área rural dispersa censada

La producción agrícola del departamento se ha concentrado en los últimos años en la producción de yuca, banano y maíz; sin embargo también se cultiva arroz que, para el 2017 de acuerdo al Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, representó el 5,8%, entre otros como patilla, plátano, ahuyama. Ver Tabla 2.

Tabla 2. Producción por toneladas 2016 – 2017

Los cultivos que presentan mejor rendimiento, tomando como referencia las Evaluaciones Agropecuarias Municipales (2017) son: papaya, banano, tomate, yuca, melón y patilla. Específicamente en yuca y papaya La Guajira tiene el mayor rendimiento de todos los departamentos de la región Caribe.

Tabla 3. Promedio de rendimientos por cultivo 2017

Teniendo en cuenta estas potencialidades, cabe destacar algunos productos con valor agregado a base de los cultivos que presentaron mejor rendimientos y de igual forma una buena posición de producción.

BANANO

La mayoría de la producción del banano se destina para el consumo humano, sea como fruta fresca o procesado, vale la pena entonces nombrar algunos productos derivados del mismo y que resultan atractivos a la inversión: aquellos a base de su fibra natural en artesanías, cartón, papel y de prendas de vestir; licor de banano, harina de banano, pulpas, banano deshidratado, banano en polvo, jaleas, confites, entre otros.

YUCA

Una variedad de productos alimenticios son fabricados a partir de la yuca, el almidón de yuca es materia prima en la industria panadera para la elaboración de una variedad de derivados como el pan de yuca, pan de bono, enyucado, diabolines, así como galletas, croquetas, arequipe de yuca, entre otras. Además es utilizado este cultivo en la producción de bioetanol. En la región, el departamento de La Guajira ha presentado los mejores rendimientos en su cultivo. Ver Gráfica 2.

Gráfica 2. Rendimiento promedio por departamento del cultivo de yuca

GANADO OVINO Y CAPRINO

La Guajira ocupa el primer lugar a nivel nacional en cabezas de ganado caprino, con un total de 903.063 cabezas que representan el 80,3% de todas las cabezas del país. Esta es sin duda una potencialidad, teniendo en cuenta que es un animal de cría tradicional en esta región y parte del sustento económico para las comunidades indígenas Wayúu. En menor medida, pero igualmente representativo se destaca el ganado ovino, que representa el 43,6% del total a nivel nacional. Otros departamentos con producción ovina son Boyacá, Cundinamarca, Valle del Cauca, Santander y Cesar.

Gráfico 3. Distribución de las cabezas de ganado caprino y ovino en La Guajira y resto de Colombia, 2016

El ganado ovino posee varias ventajas frente al bovino en términos de productividad y eficiencia. En la misma superficie necesaria para criar un bovino, es posible criar hasta seis ovinos. Los ciclos productivos de los ovinos son de menos de un año, y a los siete meses pueden empezar a reproducirse. Actualmente, el sacrificio del ganado ovino es bajo, principalmente por las pocas plantas de beneficio dedicadas a este animal por lo que la mayoría del sacrificio se realiza de manera informal en fincas y plazas de mercado. 2 Sin embargo, el sacrificio formal de ovinos ha venido creciendo. De acuerdo a la Asociación de Criadores de Ganado Ovino en Colombia, Asoovinos, actualmente, la producción ovina colombiana tiene demanda internacional pero sus niveles son aún insuficientes para hacer frente a esta demanda. 3

Si bien su consumo se concentra en la región Caribe, se viene abriendo espacios en los mercados del interior del país. Varias cadenas de grandes superficies ofrecen el producto, principalmente importado de países como Argentina o Uruguay. Esta carne es representa un nicho en consumo, y no solo en países árabes que ya hace parte de su cultura. Está identificada como un producto gourmet y el consumidor está dispuesto a pagar un precio más alto y por el momento.

En San Juan del Cesar, por iniciativa privada, se encuentra instalada la única planta de sacrificio ovino en el país y una planta de embutidos, dando procesamiento a la carne de cordero; actualmente su producción se oferta en los principales almacenes de cadena del país productos como salchichas, jamones y pernil de cordero.

PESCA

De acuerdo el Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras (INVEMAR), aproximadamente el 80% del total de las praderas marinas existentes en el Caribe colombiano se encuentran ubicadas en La Guajira, además de ser el departamento en la región con la mayor extensión en su litoral. La pesca que se desarrolla en el departamento es básicamente artesanal. De acuerdo al informe de estadísticas pesqueras resultado del proyecto Pesca Guajira, entre febrero de 2014 hasta abril de 2015, el peso total de lo recolectado para ese periodo fue de 684,330 Kg donde aproximadamente el 36% correspondió al municipio de Manaure, el 30% a Dibulla, el 28% a Riohacha y finalmente el 6% a Uribia.

Teniendo en cuenta las estimaciones del Sistema del Servicio Estadístico Pesquero Colombiano (SEPEC), al año 2013, los municipios de Riohacha, Manaure y Dibulla, sumaron el 34% del total de las capturas estimadas para el Caribe colombiano, una cifra diciente sobre el potencial del departamento.

El departamento además cuenta con mano de obra disponible para la elaboración de procesados a base del pescado, cabe anotar que existen algunas asociaciones y entidades encardas de esta actividad y que en su portafolio ofrecen productos como los antipastos y hamburguesas de pescado.

REFLEXIONES FINALES

Como se mencionó, el departamento tiene una alta proporción de población rural (45%) con una alta dispersión de la población, y una población con vocación agrícola y pecuaria. El potencial reside en la amplia disponibilidad de tierra y mano de obra, las condiciones de luminosidad y la fauna pecuaria que ya existe y que la población local sabe manejar. El potencial de abastecer el mercado local y regional, en una región Caribe que “importa” el 65% de sus alimentos del resto del país, es alto.

Aparte de esto, el mercado internacional natural para la producción agropecuaria del departamento son las islas del Caribe y la costa Caribe centroamericana, aunque existe potencial a largo plazo en países tan lejanos como los de Oriente Medio, por el alto consumo de carne de cordero que se da en ellos. Desde el sector público se han liderado acciones por décadas para fortalecer el sector. Los principales obstáculos se resumen en tres: 1) la falta de planeación por parte del sector público al realizar costosas inversiones en equipos de transformación y procesamiento de alimentos sin tener cultivos maduros, 2) ligado a esto, la falta de cumplimiento de las regulaciones sanitarias y requisitos exigidos por el INVIMA y entidades relacionadas y 3) la inadecuada selección de los cultivos y pecuario dadas las condiciones climáticas del departamento y los conocimientos de la población.

Además de las debilidades mencionadas anteriormente (precaria infraestructura, falta de conocimiento sobre las capacidades de la tierra y manejo inadecuado de la tierra), se hace es importante señalar la poca articulación entre instituciones, el poco seguimiento y evaluación a las políticas implementadas y los problemas de información completa y en tiempo real.

Por baja articulación entre entidades se quiere dar a entender dos ideas. Primero, no existe la institucionalidad para que los organismos de nivel central generen consensos acerca de las políticas para las zonas rurales. Además, el presupuesto de inversión para el sector agropecuario es altamente inflexible, y los proyectos son recurrentes. Adicionalmente, la multiplicidad de criterios del Ministerio de Agricultura termina complicando los trámites para acceder a las diferentes iniciativas. Aún más, los territorios que más necesitan los recursos no cuentan con la capacidad técnica requerida para lograr formular los proyectos.

La baja capacidad técnica en los territorios genera otra consecuencia indeseada: no resulta posible hacerle seguimiento y evaluación a las políticas. Es decir, desde los territorios no se puede realizar las evaluaciones pertinentes para las diferentes acciones llevadas a cabo en el sector agropecuario. Así, el resultado de las ejecuciones es muchas veces incierto. De esta manera, se pierde la posibilidad de hacer aprendizajes sobre las experiencias (exitosas o no).

También se afrontan problemas de asimetrías de información entre los diversos agentes del agro. Por ejemplo, se pueden presentar problemas de comunicación entre quienes proveen la información climática y los agricultores. Además, los agricultores no tienen acceso a información acerca de los precios de compra (mayorista, principalmente) de sus productos. Entonces, no siempre pueden conseguir un buen negocio por sus cosechas.

Para hacer llegar la información climática a más usuarios, el IDEAM ha desarrollado distintas aplicaciones móviles con ayuda del GPS y que brindan información climática específica para la ubicación del usuario. En aras de solventar la asimetría de información en los precios de venta de las cosechas, se ha venido implementando en varias partes del mundo (África e India, por ejemplo) el envío de mensajes de texto (SMS) que contienen, además de información climática, los precios de venta en las centrales mayoristas. Este ejercicio se replicó para cultivadores de papa en Boyacá y Cundinamarca y se encontró que los cultivadores recibían un mejor precio por sus cosechas y disminuían sus pérdidas asociadas a fenómenos climáticos (Camacho & Conover, 2011).

Descargar en PDF