julio 1, 2020 - Notas 360° | Principal

Hoy, La Guajira celebra 55 años de vida administrativa y para nadie es un secreto que es uno de los departamentos con mayor atraso de la región y el país. En medio de la crisis del Covid-19, ha quedado en evidencia el rezago social y económico del territorio. En ese contexto, la crisis debe convertirse en una oportunidad para hacer una pausa, reflexionar y reinventar nuestra tierra.

Los 55 años de vida administrativa coincidieron con el Covid-19, pero también con el primer año de gobierno de los mandatarios locales.  Estos nuevos gobernantes junto a los ciudadanos deberán asumir el reto inesperado de mitigar y superar la pandemia, y a su vez, de cimentar las bases definitivas para el progreso y desarrollo del territorio.

A continuación, se presentarán algunas reflexiones y recomendaciones, del documento, La Guajira: más Estado y más mercado para la inclusión social y la transformación económica y otras propuestas del Centro de Pensamiento Guajira 360º, donde se exponen las potencialidades del territorio y algunas líneas para reorientar el futuro del departamento a propósito de los 55 años de vida administrativa.

Un nuevo rumbo para La Guajira

Fotografía: José Aponte

Cuando La Guajira se constituyó como departamento en 1965, su economía se caracterizaba por el intercambio comercial y el desarrollo agrícola. Años más tarde, ese desarrollo agrícola se catapultó con la bonanza algodonera de la década de  los setenta y ochenta.

Posteriormente, el gas y el carbón, cuyas mayores reservas se encontraron en La Guajira, empezaron a jalonar la economía del departamento hasta representar una participación en el PIB departamental en 2017 de 43,1%.

Tras décadas de explotación de la minería, La Guajira se posicionó como el mayor productor de carbón de exportación y de gas en Colombia. Hoy en día, estas actividades se encuentran en su recta final de producción y comercialización e inicia una etapa de transición de la economía del departamento hacia otros sectores.

La Guajira, por mucho tiempo  ha permanecido por fuera o ha sido disfuncional al  modelo de desarrollo económico nacional. Las realidades sociales y económicas  que se presentan en  el territorio, son  la expresión  y el  resultado de los débiles  vínculos que ha  tenido con la Nación y con el  mercado nacional.

Su condición de frontera habitada por pueblos indígenas que no fueron sometidos con facilidad, el intercambio  histórico con el Caribe tipificado como contrabando, la bonanza marimbera durante la década de los setenta y la primera mitad de los  ochenta, generan episodios que la exhiben como el “revés de la Nación”.

Los guajiros merecen un nuevo rumbo para dar el salto hacia un modelo de desarrollo económico, en donde la articulación Región – Nación, a partir de obras y acciones generadores de externalidades positivas, permitan el aprovechamiento de la posición geoestratégica, la multiculturalidad y la diversidad agroecológica con la que cuenta.

Acciones para el cierre de brechas  y desarrollo económico

Para cerrar las brechas sociales y propiciar condiciones de inclusión social, es imperante  la ejecución de acciones específicas en sectores determinantes como: educación, salud, nutrición, acueducto y alcantarillado, instituciones y calidad del gasto social.

Diferentes entidades académicas del Caribe colombiano, dentro de la iniciativa Casa Grande Caribe, identificaron las brechas sociales existentes en los departamentos de la región, desarrollando propuestas de intervención y cuantificando las inversiones necesarias para salir del atraso social relativo durante el periodo 2019-2030.  

En consistencia con la propuesta de acción, el departamento de La Guajira requiere para el cierre de brechas sociales inversiones del orden de US$ 2.153.706.211 en los sectores de educación, salud, nutrición, acueducto y alcantarillado.

De acuerdo con el ejercicio prospectivo de “Prospera Guajira”, se plantean cuatro objetivos estructurales para cimentar este nuevo rumbo del departamento.

  • Explotar integralmente las ventajas derivadas de la ubicación geoestratégica del departamento, que potencien las oportunidades con el desarrollo de inversiones estratégicas.
  • Consolidar un nuevo modelo de desarrollo económico departamental, fundamentado en la diversidad de los sectores potencialmente competitivos, la sostenibilidad de las iniciativas, la promoción de la asociatividad y los emprendimientos locales.
  • Construir un modelo educativo que fortalezca el capital humano de La Guajira, a través de la integración de sus tradiciones culturales y la sostenibilidad económica.
  • Hacer eficiente y funcional la estructura pública político administrativa del departamento y sus municipios.

Sectores estratégicos

Las energías renovables, el potencial turístico y agrícola se convierten  en una oportunidad valiosa para avanzar hacia un proceso de reconversión económica y de modernización del aparato productivo del departamento. No obstante, se requiere la construcción y ejecución de proyectos de infraestructura estratégica que soporten el desarrollo de estos sectores:

  • II fase  de la Represa del Rio Ranchería
  • Acueducto Regional Uribia, Manaure, Maicao
  • Carretera Tomarrazón – Distracción
  • Vía férrea que conecta a Puerto Brisa con los ferrocarriles nacionales
  • Pavimentación de la vía Cabo de La Vela – San Martín – Uribia
  • Pavimentación de la carretera Uribia – Puerto Bolívar- Portete
  • Reparación Vía Riohacha – La Jagua del Pilar
  • Vías terciarias
  • Muelles de cabotaje
  • Marina de Riohacha

Es pertinente aclarar que para lograr estos proyecto de mediano plazo, se requiere de un modelo de gobernanza donde los diversos actores presentes en el territorio generen alianzas y actúen de manera coordinada para materializarlos. La Guajira requiere de una plataforma colaborativa que genere sinergias territoriales para la planificación y financiación del desarrollo. Sin embargo, el impacto a las finanzas públicas como consecuencia del Covid-19 obligará a las instituciones de orden nacional y territorial a priorizar gastos. En algunos casos algunos de los proyectos mencionados anteriomente, tendrán que ser aplazados en su ejecución.

Sector agropecuario

Fotografía: José Aponte

En este sector es importante recalcar que La Guajira no empieza de cero. Tomando como referencia los datos de la Unidad de Planificación Rural Agropecuaria -UPRA, el departamento se ubica en los primeros lugares a nivel nacional en la producción de banano de exportación, ahuyama, malanga, ñame, yuca y patilla.

De acuerdo a la UPRA, los municipios con mayor producción agropecuaria son Riohacha, Dibulla y San Juan del Cesar con producciones superiores a 18,300 toneladas, seguidos de Fonseca y Maicao con producciones entre 14,200 y 18,300 toneladas de productos agrícolas.

Con respecto a los caprinos, La Guajira tiene una participación en el inventario nacional del 79% en caprinos y 43% en ovinos, lo que lo convierte en el departamento líder a nivel nacional. 

En cuanto a la pesca marina industrial tiene una participación del 43% de la producción nacional y 10% de la pesca marina artesanal.

No obstante y de acuerdo a las recomendaciones de los expertos en agricultura en el Diálogo InterACTUAR: El futuro del Agro de La Guajira, se proponen los siguientes puntos claves para aprovechar estas potencialidades:

  1. Es necesario la legalización del campesinado guajiro, a partir del fortalecimiento de los ejercicios socio empresariales que se están dando en el territorio.
  2. Se requiere fortalecer las capacidades asociativas en el sector, para que se beneficie la población que se relaciona con la agricultura. Esto permitirá aumentar el potencial de producción sostenible y  de negociación con compradores.
  3. La Guajira tiene un clima deseado para la producción de alimentos.  Los climas secos previenen las enfermedades en las especies de plantas y animales, uno de los factores relevantes para un ejercicio agropecuario exitoso. Sumado a esto, el control en la calidad y uso del agua; y la correcta nutrición de los productores y especies pecuarias garantizarán un avance sectorial.
  4. Aprovechar las ventajas geográficas y avances de negociación con las islas del caribe para fortalecer en los pequeños productores las herramientas de producción de alimentos que cuenten con la calidad para ser potencial de exportación.

Energía eólica

De acuerdo a la Unidad de Planeación Minero Energética – UPME y al Ministerio de Ambiente el sector de energía eólica encuentra unas condiciones excepcionales en La Guajira para su desarrollo. El departamento cuenta con un potencial de 15,000 MW solo en energía eólica y granjas solares. Los vientos en la península oscilan entre los 5m/s y 11m/s durante todo el año.

Se prevé que en los próximos años, La Guajira aporte el 13% de energía en la matriz de generación nacional. Para tal fin, el gobierno nacional ya ha puesto en marcha el proceso regulatorio y ha contratado la línea de interconexión nacional de los generadores desde La Guajira con la Empresa de Energía de Bogotá.

Fotografía: Flickr-Patton

Es importante que estos proyectos que se encuentran en fase de licenciamiento y consulta previa, logren acuerdos que permitan articularse con la visión de desarrollo y la cultura de las comunidades de su area de influencia. De igual forma, para que La Guajira logre beneficiarse de estos proyectos es necesario fortalecer el capital humano local para que estas empresas generen empleo formal en la región. 

Turismo

Fotografía: Luis Guillermo Baquero

Se viabiliza por los contrastes que ofrece La Guajira en su multiplicidad de paisajes, desde la Sierra Nevada de Santa Marta que bordea el sur de departamento hasta el desierto en la Alta incluyendo sus playas con distintas variedades y la diversidad cultural.

Estas características hacen de este departamento un destino turístico cada vez más apetecido por nacionales y extranjeros. En el año 2016 arribaron 25,036 viajeros residentes en el exterior y para el 2017 la cifra aumentó a 55,876 representando una variación de 123%.

Recogiendo los aportes de los expertos en el Diálogo InterACTUAR: El Futuro del Turismo en La Guajira, es importante resaltar que además de la infraestructura, es urgente aumentar la capacitación de los operadores turísticos para ofrecer mejores servicios.

De igual forma, la diversidad de paisajes y la riqueza cultural del departamento permite crear nuevas experiencias como el turismo literario, gastronómico y musical. La Guajira debe priorizar un modelo turístico experiencial con un  enfoque más social y verde.

Por último, la promoción del destino debe ser permanente. El modelo turístico de La Guajira es atractivo para turistas extranjeros, nacionales y locales que prefieran una experiencia tranquila y menos masiva que en otros destinos de la región.

Acción Ciudadana por el futuro de La Guajira

Los guajiros deben ser los protagonistas de este nuevo rumbo. El mejor regalo que se puede dar al departamento en sus 55 años de vida administrativa, es abandonar ese pensamiento que los gobernantes de turno son los únicos responsables del futuro de La Guajira. Los ciudadanos también pueden convertirse en agentes de cambio del departamento. 

Es urgente que la comunidad despierte de la somnolencia e indiferencia sobre el futuro del departamento, los guajiros deben concientizarse que su rol como ciudadanos va mas allá de participar en campañas políticas y ejercer el derecho al voto. En ese sentido, la cultura de ciudadanía activa y de organización podrán ser una herramienta importante para conseguir la transformación social y económica deseada.

En el departamento existen ciudadanos muy valiosos que tienen mucho que aportarle al futuro de su tierra desde sus diferentes áreas de conocimiento, sin embargo, falta activismo propositivo y trabajo en redes para hacer de esta una tierra próspera y desarrollada. La responsabilidad de encontrar las soluciones a los problemas históricos del departamento, no será únicamente de los gobernantes y empresas privadas presentes en el territorio, esto debe ser un proyecto colectivo en el que cada uno de los habitantes debe asumir responsabilidades y aportar su granito de arena para lograr La Guajira que tanto deseamos.